viernes, 17 de agosto de 2018

A.D.D.I.C.T.E.D



Group leader: Ana Seixas

Participantes: Julia Jiménez, Antonio Moreno, Antonio Rengel y María Ruiz.


El día 11 de Junio, tras una intensa jornada de viaje en bus, avión, tren y coche, llegamos a Valdagno, el lugar donde se desarrollaría nuestro Youth Exchange. Cuando llegamos, el resto de participantes ya estaban cenando: portugueses, búlgaros, checos, polacos e italianos. A partir de la mañana siguiente, fuimos conociendo al resto de participantes a través de las actividades que íbamos realizando del mismo modo que tuvimos la oportunidad de conocer el entorno en el que nos encontrábamos.


Durante los 10 días que duró el proyecto, convivimos en una casa rural de un pueblecito en la montaña. Como era un sitio pequeño y un tanto aislado, pudimos pasar muchos ratos libres juntos realizando juegos que nosotros mismos proponíamos, escuchando música de cada país o incluso haciendo una hoguera bajo las estrellas. 




Por un lado, las actividades relacionadas con el tema del proyecto, las adicciones entre los jóvenes, nos permitieron profundizar en las diferentes leyes de cada país, los problemas existentes y cómo podríamos ponerles solución a través de “non-formal education”. Por otro lado, la convivencia con gente de otros países fue muy enriquecedora para todos nosotros. Empezamos a ser conscientes de ello en la noche multicultural en la que cada país presentaba comidas típicas o tradiciones que querían compartir con el resto de países. Al principio cada grupo nacional estaba más aislado pero poco a poco todos fuimos mezclándonos y era difícil distinguir quién pertenecía a cada país. Otro punto muy positivo de estos Erasmus es la posibilidad de practicar y mejorar el inglés aunque en este caso, también aprendimos palabras y frases en el resto de los idiomas y enseñamos algunas en español.


La naturaleza que rodeaba la casa era increíble y también hicimos varias excursiones y actividades al aire libre. Además, uno de los días podíamos viajar y el grupo español junto con los búlgaros y algunos italianos decidimos visitar Verona, la ciudad de Romeo y Julieta.



Los 10 días que estuvimos en Valdagno pasaron más rápido de lo que nos habría gustado pero nos llevamos muchos recuerdos bonitos y una experiencia increíble que no olvidaremos. Viajar y conocer gente es una de las cosas más valiosas y que más pueden aportarnos no solo a nivel cultural o intelectual sino a nivel personal. Por eso, os animamos a todos a participar en los Youth Exchange ya que son una excelente oportunidad para descubrir Europa y para darnos cuenta de que todos tenemos cosas que aportar y aprender del resto.








No hay comentarios:

Publicar un comentario