martes, 23 de agosto de 2016

CHANGE PLACES, CHANGE LIVES



 APRENDER VIAJANDO

Experiencia en el curso de Formación Change Places, Change Lives

Eva Macias Agüera
 


Del 12 al 19 de Abril, Tartu ( Estonia)

Que te escojan para hacer un curso de formación o un intercambio siempre es una buena noticia, aún más si es un tema que te apasiona. Este fue mi caso con el curso de formación "Change Places, Change Lives" en las afueras de Tartu (Estonia), cuyo tema principal eran la inmigración y los refugiados. No solo el tema del curso era interesante, nada más llegar nos dimos cuenta de que estábamos en un emplazamiento privilegiado. Se trataba de un pequeño hostal en mitad del bosque, rodeados de naturaleza nos disponíamos a comenzar una semana llena de emociones.


Como en todos los cursos el primer día u parte del segundo estuvieron dedicados a romper el hielo y conocer a los nuevos compañeros. Para mí, lo más destacado fue un paseo en una especie de bici alrededor del bosque, nos permitió conocer a los compañeros y descubrir la naturaleza al mismo tiempo.  A partir de ahí comenzamos a introducirnos en el tema de la inmigración y los refugiados, primero de manera un poco teórica, donde cada país participante (Estonia, Italia, Finlandia, Dinamarca, Rumanía, Bulgaria, República Checa, Eslovaquia, Grecia y Alemania) aportaba datos de su país relacionados con el tema.








Siempre hay una mención especial para la noche intercultural, en la que tenemos la oportunidad de conocer la comida, bebida y bailes de los otros países. Aunque suelen ser muy parecidas en todos los proyectos, en este caso, los trainers quisieron darle un toque especial agrupándonos por países aparentemente sin cosas en común. El objetivo de esto era encontrar similitudes entre todos, lo que nos hizo darnos cuenta de que al fin y al cabo por muy diferentes que parezcamos siempre tendremos algo en común. En mi caso descubrí que en Islandia, al igual que en España, doblan la "r".


Una de las cosas que  más me han gustado de este intercambio han sido los "juegos" de simulación porque  me han hecho darme cuenta de lo afortunada que soy simplemente por haber nacido en un determinado lugar y bajo unas condiciones para las que yo no he tenido que trabajar nada.


Como en muchos proyectos tuvimos la oportunidad de conocer la ciudad más cercana, Tartu, una ciudad pequeña con mucho encanto y que sin duda volvería a visitar. Sin embargo, no se trató de una mera visita turística, tuvimos la suerte de recibir una charla de uno de los responsables de un centro de refugiados de Estonia. Gracias a esto descubrí que la perspectiva sobre la inmigración de este país y la nuestra son bastante diferentes.


En este curso hemos tenido la oportunidad de poner en práctica todo lo aprendido mediante charlas y talleres. Nuestros "trainers" organizaron una visita a un instituto donde intentaríamos sensibilizar a los más jóvenes con el tema de nuestro curso. Por supuesto, antes de ir al instituto preparamos toda una serie de actividades  (juegos, charlas y talleres) de manera práctica y teórica (escribimos un manual con todo).  Aunque los estudiantes al principio se mostraron un poco tímidos acabaron entregándose totalmente a la tarea y creo que conseguimos nuestro objetivo, que reflexionasen sobre el tema de los refugiados y que lo viesen desde otro punto de vista.
Si tuviera que describir el curso con una sola palabra sería "revelador", porque aunque conocía bastantes cosas sobre el tema me he dado cuenta de que desconocía aun más. Solo tengo palabras de agradecimiento para el equipo que nos ha guiado en este curso: Marco, Helena, Noemí y Maris. Creo que hicieron un trabajo excepcional y que nadie tuvo una queja con ellos. Por otra parte felicitar al GDR por seguir promoviendo iniciativas de este tipo en la comarca, dando la oportunidad a nuestros jóvenes de aprender viajando.


Algunos vídeos sobre el proyecto ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario