martes, 5 de abril de 2016

LIVE AS THEATRE! LYON,

LYON, EXPERIENCIA INOLVIDABLE

Lorena García García
Lioba García Rodríguez
Lioba García Rodríguez
Ana Mª García Sánchez
Antonio Marín Cordero
Paula Palomeque Alonso
JUVENTUD VALLE DEL GUADALHORCE

A finales de noviembre un grupo de jóvenes pertenecientes a la Comarca del Guadalhorce partió hacia la que hoy es una de las mejores experiencias de su vida.
Este grupo se formó para realizar un viaje a la ciudad de Lyon (Francia), en la cual se incorporarían a un proyecto joven orientado al teatro. “Life as Theatre!”, denominado así el proyecto, consistía en la adquisición de las diferentes técnicas teatrales y llegar a comprender como el teatro podía influir de manera positiva en nuestras vidas.
JUVENTUD VALLE DEL GUADALHORCE

Todo acontecimiento en la vida, es vivido de un modo distinto en cada persona, por esa razón en nuestro artículo hemos querido plasmar la vivencia de cada uno de los integrantes en este viaje.

Lorena García García (Álora, 29 años)
 Después de un par de años, se me presentó esta nueva oportunidad y no me lo pensé dos veces. Por aquel entonces no tenía trabajo, como se suele decir, “para lo que una ha estudiado” y me pasaba trabajando horas detrás de la barra de un bar.
Esta vez tenía un trabajo estable, recién incorporada a un proyecto nuevo en el que tenía muchísimo que aprender. En definitiva, todas las papeletas para echarse atrás.
Pero yo siempre digo que el ‘no’ es lo único que tienes, y que estas cosas hay que cogerlas como vienen y si hay una mínima oportunidad, hay que arriesgar.
Por suerte, tengo una jefa que muchos quisieran y en vez de ponerme todas las trabas posibles, casi me hace la maleta.
Tras las esperas interminables y las horas en aeropuertos, por fin llegamos a aquel sitio, una especie de castillo a las afueras de Lyon, casi salido de un cuento, rodeado de viñedos y de mucha paz.
Allí pasamos unos días llenos de actividades. Desde por la mañana (con los famosos energizer games) hasta por la tarde, con improvisaciones, clases de respiración y preparando la performance final.
Y las noches en estos sitios es para conocer gente, llevarte contigo un pedacito de cada uno de ellos y aprender muchísimo de grandes personas.
También tuvimos oportunidad de mostrarles de dónde venimos, de las cosas increíbles que tiene nuestro país y representar a esta asociación que tanto esfuerzo hace por conseguir esto.
Para mí, una experiencia diez, con una gente diez, unos compañeros con los que he pasado dos de los mejores veranos de mi vida, disfrutando del teatro y haciendo disfrutar, que es lo más importante.
Recomendarle esto a cualquiera que tenga oportunidad, por supuesto. Que los miedos al exterior hay que dejarlos a un lado y muy importante, no nos pongamos fronteras en la vida.

Lioba García Rodríguez (Cerralba, 19 años)

Bueno, para mi esta experiencia ha sido unas de las mejores que me ha pasado de momento en mi vida, vino muy rápida y fue todo nervios. Era la primera vez que realizaba un proyecto de este tipo y aunque estaba aterrada repetiría más veces. Soy una chica bastante tímida y pensaba que iba a ser muy difícil la adaptación, pero cuando estás allí te das cuenta de que todo el mundo te acoge estupendamente que aunque algunos vayan con más o menos nivel de idioma se buscan recursos para entendernos y que por supuesto todos tenemos puntos en común y nos unimos a una. Una experiencia así también te ayuda a conocerte a ti mismo, a cómo te desenvuelves como puedes cuando en el aeropuerto tienes un problema, como el que nos pasó a nosotros de que se nos rompió la maleta o de donde informarnos para coger los transportes necesarios.
Para terminar solo decir que todo el que pueda participar en algo así que lo haga, cuando vuelves eres una persona un poco mejor y te conoces a ti mismo algo más.
JUVENTUD VALLE DEL GUADALHORCE

Ana María García Sánchez (Pizarra, 19 años)

Ilusión, ésta es la primera palabra que definiría mi viaje. Iría a Francia, Lyon concretamente, a una villa perdida (lo que lo hacía inmejorable), en noviembre, una fecha más que perfecta. Pero no iría sola, iría acompañada de personas que ya conocía y con las que había compartido muy buenos momentos anteriormente.
La verdad es que todo sucedió muy rápido, solicité este intercambio, al día siguiente sabía que me lo habían concedido y a la semana siguiente estaba volando hacia Barcelona, una parada antes de nuestro destino, Lyon.
Nunca había estado tanto tiempo fuera de casa, ni sin “responsables”, estábamos un poco por nuestra cuenta. Aún recuerdo las carreras tirando de las maletas para averiguar que autobuses y trenes teníamos que coger.
Lo mejor, sin duda, el estar conviviendo con personas de diferentes culturas, aprendiendo de ellos y a la misma vez, enseñándoles. Lo que más me sorprendió es que aunque cada uno procedíamos de lugares diferentes, todos estábamos allí por algo que nos unía, el teatro, e igual que nos divertíamos y lo pasábamos bien juntos, cuando teníamos que ponernos a trabajar, nos concentrábamos y lo hacíamos.
Inolvidable, ésta es la palabra con la que finalizo y describo mi experiencia, y a las personas con las que la compartí. Por eso quiero agradecer al GDR por hacer que todos podamos vivir estas experiencias, GRACIAS.

Antonio Marín Cordero (Pizarra, 24 años)

Para mí, ha sido un viaje muy beneficioso. Al principio fue un poco complicado por el idioma, porque mi nivel no es muy alto, pero es ahí cuando te das cuenta de que no hace falta hablar la misma lengua para entendernos.
Entre todas las nacionalidades que había allí, he conseguido jugar a juegos, contar historias y tener conversaciones cosa que nunca hubiera llegado a creerme si me lo cuentan antes de salir de España.
Te superas a ti mismo en estos casos, y esa es la satisfacción más grande por encima de todos los problemas que se te puedan plantear. No dejéis de intentar vivir algo así.

Paula Palomeque Alonso (Cerralba, 19 años)

Primera experiencia de este estilo, pero no la última. Este sería mi titular para describir cuanto me ha ayudado en mi persona el haber realizado este viaje. No me voy a referir a lo fantástico que es el lugar, el viaje o las personas que conoces porque eso es más que evidente.
Me quiero fijar en lo que me ha hecho ganar como persona. Con todo este repentino viaje he conseguido descubrir cosas de mi misma que aún no conocía. He podido comprobar (sobre todo con el idioma) que mis límites son mucho más altos de lo que yo creía. Que si quiero y lucho puedo conseguir que se me escuche y conseguir lo que quiero. Que las pequeñas cosas, que se demuestran en ese día a día te hacen ver cómo eres, que sientes y que esperas conseguir de una manera más intensa.
No puedo acabar sin decir que animo a todo el mundo a conquistar el mundo a través de estas oportunidades, de llegar a sentir algo tan increíble.

JUVENTUD VALLE DEL GUADALHORCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario